En Administración, Ventas y Marketing

Hablar de inclusión financiera en México es enfocarnos, generalmente, en personas físicas con algún oficio y que por alguna razón en especial, necesitaron acudir con alguna institución que les otorgara algunos productos de su oferta. En efecto, la inclusión financiera en México avanza cerrando la brecha que existía hace tiempo entre los asalariados o profesionistas independientes y las personas que ya mencionamos con anterioridad.

Pero, ¿qué sucede con las pequeñas y medianas empresas?

Algo que ocurre muy a menudo con nuevas Pymes es que se enfocan económicamente en algunos años de operación con algunas ganancias, pero sin tomar en cuenta gastos que pueden surgir durante el camino, así como alzas en productos que son necesarios para sacar adelante el negocio, por ello es que la inclusión financiera debería considerarse como un pilar en la estrategia del negocio bancario, logrando que más emprendedores puedan llevar a cabo sus proyectos.

¿Qué se podría considerar para eliminar la brecha de crédito?

  • Primero: ayudar a los emprendedores a invertir antes de que lo haga alguien más. En este caso, muchas instituciones ya trabajan con los dueños de las Pymes en estrategias que incluyan riesgos, pero también consideran metas con retornos de inversión.
  • Segundo: se debe cambiar la segmentación de los clientes. Muchas instituciones dejan pasar buenas oportunidades de otorgamiento de crédito ya que actualmente no se preguntan ni se entienden las necesidades reales de los clientes.
  • Tercero: ofrecer un sistema digital es una gran oportunidad para las personas que no cuenten con algún tipo de servicio bancario. En principio los servicios básicos pueden ser una gran herramienta para poder ayudar al cliente a avanzar con nuevos servicios que le ofrezcan diferentes niveles de alcance para su negocio.
  • Cuarto: llevar una buena oferta al sector. Actualmente, algunos modelos de bancarización están fuera del alcance de muchos usuarios, lo que lleva a que prefieran no elegir algún servicio ya que lo consideran como un riesgo muy alto para el negocio.

Por último, el plan de inclusión debe incluir una buena estrategia que contemple varios rubros como designar costos o el desarrollo de talentos, de esta manera, este programa no solo traería beneficios a la banca mexicana, sino que también (y lo más importante) una gran parte de la población se vería beneficiada con plan en donde se sientan comprendidos y esté al alcance de sus necesidades.

Publicaciones recientes

Déjanos tus comentarios