En Finanzas

¿Cuál sería el panorama para las pequeñas y medianas empresas en México, ante una posible recesión?

Este 4 de julio Estados Unidos estará celebrando un aniversario más de su declaración de independencia y de su fundación como república; por esa razón, hemos desarrollado este artículo para revisar el panorama financiero de un país con el cual México comparte fuertes lazos comerciales y económicos.

¿En qué condiciones llega la primer potencia global a su cumpleaños 242?

Buenas noticias para Trump

Fue a finales de abril de este año cuando el Departamento de Comercio de los Estados Unidos anunció un incremento del 3.2% del PIB americano, cifra mayor a la proyectada a principios de 2019. Las causas de este crecimiento por encima de las expectativas se debe, en buena medida, a un mayor gasto de los gobiernos locales y estatales, a una mayor inversión privada y al aumento del gasto de los consumidores. Comparado con el mismo periodo del año pasado (cuyo crecimiento fue del 2.9%), el nuevo dato da un empuje a la política económica de Trump de cara al próximo periodo electoral, a celebrarse en noviembre de 2020. 

Sin embargo, a pesar del optimismo demostrado por el gobierno federal de los Estados Unidos, la Reserva Federal ha mantenido un pronóstico más cauto, pues ha rebajado las expectativas de crecimiento para el resto del año del 2.3 al 2.1%. ¿Cuáles son los motivos que han llevado al Banco Central Americano a reducir las cifras del vecino del norte? En resumen, el inminente estallido de un conflicto comercial y arancelario entre Estados Unidos y China (la segunda economía del planeta) no anuncia buenos resultados.

Recesión anunciada

De acuerdo con los expertos, la probabilidad de una recesión hacia la segunda mitad del año o en el primer trimestre de 2020 ha incrementado del 25 al 40% debido a la guerra comercial con China incitada por Trump. Los expertos tienen como precedente los datos del segundo trimestre del año, los cuales muestran una mayor desaceleración de la esperada como consecuencia del conflicto con el país asiático; si bien, se mostró una mejora (sobre todo tomando en cuenta el cierre del Gobierno Federal a principios de 2019), las cifras también hicieron notar que las tensiones entre ambos gigantes han acarreado un peor desempeño económico para Estados Unidos.

A decir de los especialistas en mercados, tanto las nuevas medidas arancelarias anunciadas por Trump hacia China, como los intentos por imponer gravámenes a las importaciones provenientes de México, India y Australia, tendrán como consecuencia una reducción del crecimiento de la economía americana en un 0.3%, indicador que podría aumentar de seguir la política proteccionista de la Casa Blanca.

Así, puede deducirse que, si bien el desempeño económico de Estados Unidos ha mejorado con respecto a 2018, aún no puede cantar victoria para 2019: el pronóstico es mixto y con un alto grado de incertidumbre, marcado, indudablemente, por la volatilidad de un presidente ansioso por demostrar resultados a su electorado. 

Escenario cuesta arriba 

De confirmarse las expectativas de recesión de la economía americana en 2020, las consecuencias para todo el planeta serían igualmente desalentadoras; en el caso de México, muy adversas, pues la dependencia económica con la unión americana es profunda.

A lo anterior se debe sumar el arranque de un nuevo gobierno que, si bien cuenta con miembros de destacada trayectoria académica, carecen de la experiencia política y técnica necesarias para enfrentarse a este escenario de desaceleración económica.

Para ejemplificar esto, los especialistas destacan el retraso de la ejecución en el gasto público del gobierno entrante, así como las dificultades surgidas de un recorte en el presupuesto necesario pero complicado. 

Además de la entrada en recesión de Estados Unidos, otro riesgo para México sería que las calificadoras bajen la nota de nuestro país reduciéndose la inversión privada externa. En este punto es donde queda más clara la afectación a las PyMEs mexicanas, pues se hace urgente que el capital privado sea el que apuntale e incentive a las pequeñas y medianas empresas de México; cosa que se ve complicada que pase, porque actualmente la deuda mexicana está calificada como “bonos basura”.

Debido a esto, los empresarios pierden el interés de invertir en el país. Si bien la recesión se haría sentir primero a nivel macroeconómico y después micro, afectando así la confianza del consumidor, lo cual afecta directamente a las pequeñas y medianas empresas debido a los bajos consumos.

El escenario a futuro luce complicado porque las condiciones nacionales e internacionales no son del todo buenas. Y si bien la economía mexicana ha reportado crecimientos modestos en este año (1.9% más en el sector primario; 0.5% más en el terciario), comparativamente mejores con el mismo periodo de 2018, la moneda sigue en el aire respecto a 2020, año en el que no solo se disputarán medallas olímpicas, sino también la estabilidad financiera y económica de una nueva década.

Empresas como financiera Creze ayudan a las Pymes mexicanas en tiempos inciertos a conseguir el capital de trabajo necesario para que no detengan su desarrollo y puedan continuar invirtiendo en su crecimiento, que a la vez puede derivar en el impulso de la economía nacional.

Si deseas conocer más o iniciar tu solicitud de crédito, visita www.creze.com

Portada por: Designed by Freepik

Publicaciones recientes

Déjanos tus comentarios