En Tecnología

Hasta hace algunos años, para que una compañía fuera considerada completa y eficiente solo debía contar con un liderazgo, una misión, un equipo de trabajo y un producto o servicio que ofrecer. Sin embargo, hoy no podemos concebir casi ninguno de los procesos empresariales anteriores sin un nuevo ingrediente: la tecnología, que año tras año crece en sofisticación y presencia en nuestras vidas. 

Así, actualmente, en toda oficina hay equipos de cómputo, colaboradores que emplean algún tipo de software o un método en línea para comunicarse con clientes y compañeros e incluso, para optimizar sus procesos, desde los que involucran recursos humanos hasta los financieros.

Error en el sistema

Ante tal escenario, pareciera que tenemos dominado el tema tecnológico, sin embargo, existen riesgos de que falle y provoque un problema considerable dentro de la compañía o incluso, de que exista resistencia o dificultad por parte de algunos miembros de la organización para adaptarse a ella. A este fenómeno, el experto en Consultoría, Jesús Delgado, lo ha denominado “tecnología disrruptiva”, un término acuñado para describir cómo el delicado balance dentro de toda empresa se puede ver alterado por aspectos técnicos. 

En un texto publicado en el sitio web de Forbes México, Delgado aclara que, para que esto no suceda, es necesario que la tecnología sea diseñada y aplicada de forma correcta y con un objetivo común, al igual que debe existir un común acuerdo y transparencia dentro de la organización sobre la importancia de su correcto funcionamiento en favor del éxito.

Reconocer para prevenir

Aunado a lo anterior, Jesús Delgado también señala la importancia de que los líderes y ejecutivos se planteen nuevas formas para sacar el mayor provecho a lo que él llama un “binomio tecnología-negocio”. Así, en su artículo ha enumerado una serie de factores a considerar para que la tecnología sume a tu empresa y no se convierta en un factor que la altere: 

  1. Convergencia: Vivimos en un mundo en el que lo físico o tangible está cada vez más relacionado con lo digital, algo que debe reflejarse también en nuestro quehacer como emprendedores y líderes. ¡Hay que ser flexibles a una mayor participación e implementación de tecnologías en nuestras empresas! Quien no lo haga -y pronto- está destinado a iniciar su declive.
  2. Multiplicación de datos: Las novedades cibernéticas hacen cada vez más fácil almacenar y procesar grandes cantidades de datos. Es una realidad que todas las empresas producen información y datos, si aprendemos a identificarlos y organizarlos de forma adecuada, es algo que podremos usar para tomar decisiones más rápidas y mejor sustentadas. 
  3. Horizontes en competencia: Con esto, Delgado se refiere a que debemos estar conscientes de que, así como rápida ha sido la evolución tecnológica, también lo seguirá siendo en el futuro. En pocas palabras, es un llamado a abrirse a los cambios constantes y estar preparado para ello.
  4. Empoderamiento del cliente: Las nuevas tecnologías han dotado a los usuarios de mayores capacidades para comparar, reseñar y exigir mejores servicios, algo a tomar en cuenta. 
  5. Rapidez y volatilidad: La creación de sistemas virtuales como la Nube han facilitado la creación de negocios digitales, de igual forma han agilizado los requisitos para ello, ¡son un gran aliado para los emprendedores y dueños de Pymes! Un gran ejemplo de este punto son los servicios que se ofrecen en Creze, gracias a la tecnología, la fintech (considerada así por la unión de los términos finance+technology) puede ofrecer de forma ágil préstamos para capital de trabajo a Pymes mexicanas, sin la burocracia de la banca tradicional y con períodos de tiempo para la aprobación del crédito que van de 48 a 72 horas. Una excelente ventaja para las empresas pequeñas y medianas.

Nos gustaría concluir el artículo invitando a los líderes de las empresas a reflexionar si están sacando el máximo provecho a la tecnología en su negocio. Es un hecho que hacer una nueva inversión siempre trae consigo dudas, pero podemos asegurar que la implementación de nueva tecnología de forma adecuada traerá grandes ventajas.

Vale la pena recordar que, por más avanzada que esta sea, la tecnología por sí sola no tiene validez ni valor si no es utilizada por un elemento humano capacitado y bien dirigido.

Imagen: Designed by Freepik

Publicaciones recomendadas

Déjanos tus comentarios