En Administración

Abrir una micro, pequeña o media empresa es un tema de aventura, con sus altas y bajas durante la vida de la misma; estas empresas muchas veces tienen obstáculos en donde es necesario recurrir a algún financiamiento, hasta que puedan salir adelante y sean capaces de ser económicamente independientes.

Para todo proyecto joven habrá muchas opciones, en esta ocasión presentamos algunas alternativas a las cuales, principalmente pequeñas y medianas empresas, pueden recurrir.

1. La economía propia

Este tipo de financiamiento se da al iniciar un negocio. Es considerado una economía que durará alrededor de un año y es útil para que la empresa pueda caminar por un buen rumbo. Posee ciertas ventajas como evitar pagar intereses o tener que regresar el dinero, pero también es el paso más arriesgado para algunas personas, ya que consideran en vender algunos bienes para hacerse de liquidez básica durante algún tiempo.

2. Economía familiar

Útil para seguir el camino de tu negocio. Una buena opción puede ser un préstamo de un familiar o de alguna amistad de confianza. Este tipo de ayudas se pueden utilizar para alguna acción específica o algún gasto no programado, ya que, al igual que la economía propia, normalmente no se pagan intereses ni existe un plazo forzoso para realizar el pago. Aunque debemos asegurarnos que se haga un contrato en donde se especifique, por lo menos, la cantidad del préstamo.

3. Socios

Emprender un nuevo proyecto crea gran ilusión para todos los involucrados, en el caso de los socios, vivirán el riesgo y la aventura de su nuevo negocio, ya que todos están metidos en la misma burbuja y caminando en el mismo rumbo. Las sociedades son una gran inversión económica para la empresa, ya que no es necesario hacer aportes demasiados grandes. Pero para poder continuar el crecimiento de la empresa, generalmente se necesitará otro tipo de financiamiento.

4. Créditos por internet

Los préstamos han cambiado mucho en los últimos años, actualmente las instituciones financieras se enfocan más en saber las necesidades reales de los clientes que en otorgar préstamos deliberadamente solo con un buen historial crediticio. En el caso de las PyMES, existen compañías que requieren que las empresas ya tengan algún tiempo de operación para asegurar el futuro económico de ambas partes, ya que, como mencionamos en anteriormente, conocer las necesidades del préstamo es esencial para que la institución que lo otorgue sepa realmente cuánto dinero puede prestarle a su cliente sin que éste sufra para poder liquidar la deuda.

Lo ideal es realizar una aplicación o simulación de crédito en línea, para que, una vez que dejes tus datos, comience un acercamiento personal y confidencial de la institución contigo y/o tus socios. Al final, sabemos que será una benéfica relación en donde ambas partes ganen.

Publicaciones recomendadas

Déjanos tus comentarios